Inicio Gastronomía ¿De qué se alimentaban en la Guerra de la Restauración?

¿De qué se alimentaban en la Guerra de la Restauración?

14
0

República Dominicana

En la Guerra de la Restauración (1863-1865), contienda que consolidó la independencia dominicana, los soldados, en su mayoría campesinos, enfrentaron a las autoridades españolas con la táctica de guerra de guerrillas, consistente en atacarlos en el bosque tropical, donde además consumían alimentos que contribuyeron   para su triunfo militar.

De acuerdo al presidente de la Fundación Sabores Dominicanos, Bolívar Troncoso Morales, los víveres que por excelencia se consumían durante el enfrentamiento bélico, eran el plátano y yuca fundamentalmente, asados en brasas de la madera quemada o en su defecto sancochados, acompañados de carnes de res y cerdos que cazaban y preparaban con sal, puesta al sol, o en sanguaza para su conservación.

“Una de las primeras experiencias de consumo de este tipo de alimento se presentó en el poblado de Sabaneta, donde el general Santiago Rodríguez tenía grandes extensiones de terreno con cría de ganado y cultivo de víveres, donde estableció su cuartel para enfrentar a los españoles”, relató el experto en gastronomía y turismo.

En ese contexto, narró que el general Rodríguez alimentaba a los soldados con su ganado, utilizando carne de res y cerdo secada al sol, las cuales salaban y luego la acompañaban con plátano o yuca. También la preparaban como tocino. 

“De acuerdo a los informes de guerra de la época, se dice que generalmente   se consumía plátano porque era lo que más se producía. Lo pelaban y asaban en la brasa con un palillo insertado por si tenían que pelear o salir huyendo a refugiarse del enemigo”, dijo Troncoso, quien, además, es director del Instituto Geográfico Nacional José Joaquín Hungría Morell (IGN-JJHM)

En ese orden, precisó que para no perder el alimento y poder resistir en el bosque, los soldados entraban los plátanos en la valija o macuto, y al terminar la batalla, se lo comían. Le dejaban la vara o pincho para poder comerlo durante la marcha, técnica de cocción que ayudaba a que se mantenga el alimento sin la necesidad de cocinar luego de la cruzada, evitando así que los descubran por el humo o el olor de la carne asada.

Narró que para el guerrero restaurador no había problemas de alimentación porque desde su niñez aprendió a «montear» es decir, a buscar comida.