Inicio Nutrición Comer almendras permite que el cuerpo se recupere de la actividad física

Comer almendras permite que el cuerpo se recupere de la actividad física

2
0

Europa Press / Madrid, España

Un ensayo controlado aleatorizado publicado en ‘Frontiers in Nutrition’ demuestra el consumo diario de almendras produce un cambio en el metabolismo, reduciendo la inflamación y el estrés oxidativo del ejercicio y permitiendo que el cuerpo se recupere más rápidamente después de la actividad física.

En concreto, produce un aumento de la cantidad de la molécula de recuperación del ejercicio. Esta molécula, denominada oxilipina (grasa oxidada), es sintetizada a partir del ácido linoleico por el tejido adiposo marrón, y tiene un efecto beneficioso sobre la salud metabólica y la regulación energética.

El autor correspondiente, David C Nieman, profesor y director del Laboratorio de Rendimiento Humano de la Universidad Estatal de los Apalaches, en el Campus de Investigación de Carolina del Norte (Estados Unidos), ha precisado que «los voluntarios que consumieron 57 gramos de almendras al día durante un mes antes de una única sesión de ejercicio de ‘guerrero de fin de semana’ tenían más cantidad de la grasa beneficiosa ácido 12,13-dihidroxi-9Z-octadecenoico (12,13-DiHOME) en la sangre inmediatamente después de la actividad que los voluntarios de control». Estos también declararon sentir menos fatiga y tensión, mayor fuerza en las piernas y menor daño muscular después del ejercicio que los voluntarios de control.

Cuatro semanas de suplementación dietética con almendras

En el ensayo clínico participaron 38 hombres y 26 mujeres de edades comprendidas entre los 30 y los 65 años, que no realizaban entrenamiento regular con pesas. Aproximadamente, la mitad fueron asignados aleatoriamente al grupo de la dieta de almendras, y la otra mitad al grupo de control, que comía diariamente una barrita de cereales con las mismas calorías. Los investigadores tomaron muestras de sangre y orina antes y después del periodo de cuatro semanas de suplementación dietética.

Las medidas de rendimiento incluyeron una prueba anaeróbica Wingate de 30 segundos, una prueba de carrera en lanzadera de 50 metros y ejercicios de salto vertical, press de banca y fuerza pierna-espalda. Se tomaron muestras adicionales de sangre y orina inmediatamente después de esta sesión de 90 minutos de «ejercicio excéntrico» y diariamente durante los cuatro días siguientes.

Artículo anteriorProcrastinación: ¿Cómo podría influir en la salud de los universitarios?
Artículo siguienteDescubren mecanismo que utilizan los cánceres de pulmón para evadir el ataque inmunitario
Revista digital educativa, orientada a promover hábitos que contribuyan a mejorar el desarrollo y la calidad de vida de las personas.