Inicio Ejercicios Dependencia a dispositivos digitales: caldo de cultivo para la inactividad y el...

Dependencia a dispositivos digitales: caldo de cultivo para la inactividad y el sobrepeso infantil

46
0

Santo Domingo

Las vacaciones de verano traen consigo un cambio significativo en la rutina de los niños. Los horarios son más flexibles, las siestas largas, se les permite mayor tiempo frente a las pantallas, comer a deshoras o consumir alimentos con alto grado de grasas y azúcares.

Todo lo anterior podría tener un impacto contraproducente en la salud de los infantes.

Además de considerar mantener las comidas más calóricas a raya, es importante incorporar el ejercicio físico para que los pequeños estén saludables, desarrollando a pleno sus capacidades mentales y  su peso adecuado durante las vacaciones y por vida.

La obesidad y el sobrepeso han alcanzado proporciones epidémicas, según indica la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

En el grupo de 5 a 19 años, el 33,6% de los niños, niñas y adolescentes están afectados por sobrepeso u obesidad, y el 8% de los niños y niñas menores de cinco años, de acuerdo con las últimas estimaciones de UNICEF, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Banco Mundial.

El sobrepeso infantil es un trastorno multisistémico, es decir, que se deriva de la sumatoria de una diversidad de motivos que dan cuenta del resultado final.

Para Jorge Rodríguez Prado, experto en desarrollo de programas de acondicionamiento físico y director general de Club Body Shop, en estos tiempos, la incompatibilidad entre el diseño biológico de los niños y la sociedad moderna, es el principal móvil del sobrepeso en los niños.

“Esto se refiere a que los chicos están hiperestimulados digitalmente, lo que genera una hipocinesia o baja tasa de movimiento, derivada de la dependencia a dispositivos digitales que les son permitidos sin límites de tiempo, secuestrando un porcentaje cada vez mayor de su atención durante el día a día.

Por otro lado «tenemos una sociedad infantil que además de que se mueve poco, está bombardeada por publicidad donde prevalecen elementos como el azúcar, las grasas saturadas, los refrescos y demás comestibles que componen la industria de productos ultraprocesados”.

Rodríguez Prado indica que la falta de coherencia entre los ejes de educación, tanto pública como en muchos casos privada, también es caldo de cultivo para el sobrepeso.

Otro elemento es la ausencia de sueño. Como los padres no tienen control suficiente sobre el uso de los dispositivos móviles en horario nocturno, los niños no pueden disfrutar de la correcta higiene del sueño. En la actualidad, el promedio duerme entre seis y siete horas.

El también especialista en activación neuromuscular comprende que iniciar el ejercicio físico a temprana edad va consolidando un hábito de vida. Una persona que practique natación desde la infancia, comienza a enraizar el deporte dentro de su ecosistema y lo va considerando parte intrínseca de su vida.

Ejercicio cambia presente y futuro de los niños

El director general de Body Shop expone que cuidadores, maestros y padres deben estar conscientes de que el juego  libre, el ejercicio y el deporte pueden cambiar el presente y el futuro de los pequeños.

Para lidiar con el sobrepeso durante la niñez, el ejercicio físico debe ser de carácter lúdico y no terapéutico. A los niños, el juego, la recreación y la diversión, les genera gozo y placer.

«Hay que buscar escenarios atractivos para que lo lúdico sea lo que seduzca al pequeño a iniciarse en la actividad física. Las actividades deben integrar una estimulación sensorial y emocional que englobe colores, texturas, aromas, sonidos», manifestó.

 

Artículo anteriorAmadita Laboratorio presenta campaña institucional
Artículo siguienteMonitoreo remoto de pacientes desde el hogar: ventaja de la digitalización
Revista digital educativa, orientada a promover hábitos que contribuyan a mejorar el desarrollo y la calidad de vida de las personas.