Inicio Día a Día Un año escolar exitoso comienza con buena visión

Un año escolar exitoso comienza con buena visión

12
0

Los problemas visuales pueden interferir con la capacidad del niño para leer, escribir y participar en actividades escolares

 

Santo Domingo

Con el inicio del  año escolar, las familias se preparan para comprar útiles escolares, uniformes y organizar rutinas diarias. Sin embargo, hay un aspecto fundamental que a menudo se pasa por alto: la salud visual de los niños.

La evaluación anual de la visión es esencial para asegurar que los niños y adolescentes puedan aprovechar al máximo sus oportunidades de aprendizaje y desarrollo personal.

La visión es uno de los sentidos más importantes para el aprendizaje. Estudios han demostrado que aproximadamente el 80% de la enseñanza en los niños depende de la visión.

Los problemas visuales pueden interferir significativamente con la capacidad de un niño para leer, escribir y participar en actividades escolares.

De acuerdo a la doctora Stephanie Vásquez, especialista en Oftalmología Pediátrica, Estrabismo y Catarata Pediátrica del Instituto Espaillat Cabral, algunas señales de dificultad en la visión o problemas oculares incluyen evitar el contacto visual directo con objetos o cuando se les habla.

Asimismo, frotarse o estrujarse los ojos con frecuencia, parpadear constantemente o de forma exagerada, observar en las fotografías que los ojos se ven extraños, sin brillo a pesar del flash o desviados.

También indica que otras señales son tener una mirada perdida, ojos rojos o llorosos de forma constante, lagrimeo continuo, movimientos oculares extraños, sensibilidad excesiva a la luz tanto en ambientes oscuros como cuando se exponen al sol o a la luz de una habitación.

De igual forma, dificultad para ver la pizarra a menos que entrecierren los ojos o se acerquen más, ver la televisión o dispositivos electrónicos muy cerca o casi pegados a la pantalla, escribir con la cabeza inclinada o la cara muy cerca del papel y confundir letras o perderse al leer.

Ignorar o no detectar problemas de visión de manera oportuna puede tener serias consecuencias a largo plazo. Los niños con problemas de visión no tratados pueden experimentar dificultades académicas que afectan su trayectoria educativa y profesional.

Además, los problemas de visión no corregidos pueden llevar a problemas de comportamiento, ya que los niños pueden sentirse frustrados y desmotivados. En casos severos, problemas de visión no tratados pueden llevar a consecuencias permanentes en la vista.

“Es importante llevar a los bebés y niños a una evaluación oftalmológica pediátrica debido a que existen muchas enfermedades oculares silenciosas que no presentan síntomas ni manifestaciones visibles y solo pueden ser diagnosticadas por un especialista en oftalmología pediátrica», indica.

Además -agrega- es muy difícil que un bebé o un niño pequeño preverbal pueda expresar que tiene problemas para ver bien. No debemos esperar a que aprendan a hablar para quejarse de algo relacionado con su visión o sus ojos.”

La doctora Vásquez concluye que el regreso a clases es el momento perfecto para recordar la importancia de la evaluación anual de la visión en los niños.

Artículo anterior¿Podrían las dietas de ayuno intermitente aumentar los riesgos cardíacos?
Artículo siguienteRefuerzan estrategias de control y prevención dengue y malaria
Revista digital educativa, orientada a promover hábitos que contribuyan a mejorar el desarrollo y la calidad de vida de las personas.