Inicio Día a Día Diferencias entre depresión en adultos y adolescentes

Diferencias entre depresión en adultos y adolescentes

8
0

La depresión clínica es un trastorno del estado de ánimo que puede afectar a cualquier persona y a cualquier edad. Sin embargo, no todos presentan los mismos signos y síntomas.

La doctora Marcie Billings, una de las pediatras del Mayo Clinic, indica que existen algunas diferencias entre la depresión en adultos y en adolescentes, un problema de salud mental que puede tratarse, pero primero debe diagnosticarse.

Ya sea que tengas 13 o 30 años, cualquiera puede verse afectado por la depresión”, afirma la doctora Billings

La especialista considera que la depresión en adultos se manifiesta con desánimo pérdida de peso, baja autoestima o sensación de culpabilidad, durar mucho tiempo solo irritación por problemas familiares, entre otros síntomas.

 En los niños se pueden notar mayor irritabilidad, mal humor y aislamiento, siendo el desafió que estas señales pueden ser un comportamiento típico de los adolescentes.

Según la doctora  Billings, lo preocupante puede ser el cambio del comportamiento normal.

A modo de ejemplo comenta “antes querían pasar tiempo con sus amigos y ahora no, su desempeño en la escuela se ve afectado, tienen dificultades para realizar las tareas que normalmente hacen a diario”.

Asimismo “se sienten cansados todo el tiempo, pueden tener problemas con el sueño o la alimentación, no aumentan de peso de manera adecuada o aumentan de manera excesiva”.

Para la doctora  Billings, la buena noticia es que existen opciones de tratamiento para adultos y adolescentes. La mejor opción para iniciar es hablar con tu proveedor de atención médica primaria.

Aclara que la diferencia en una depresión va con la edad. En un menor, lo que cambia es el abordaje y la manera de expresarlo. Además, el tratamiento no es igual (la dosis de los utilizados en niños son menores) y la forma de actuar es diferente porque en un adulto no se puede intervenir y con un menor de edad si.

Es un diagnóstico muy real y es diferente en adultos y niños”, afirma Billings, presidenta de Pediatría Comunitaria.