Inicio No te pierdas esto Pacientes con mieloma, en peligro por falta de medicamentos

Pacientes con mieloma, en peligro por falta de medicamentos

18
0

Santo Domingo, RD

 La presidenta de la Fundación Dominicana de Mieloma Múltiple, Bertha Montero, solicitó al director del Programa de Medicamentos Esenciales Promese/ Cal,  Adolfo Pérez, agilizar el proceso  de compra del medicamento Lenalidomida  25mg indicado para los pacientes con cáncer de médula ósea.

Refirió  que el  proceso de compra tiene el mismo tratamiento burocrático que comprar varillas, cemento o cualquier otro producto que no tiene la misma urgencia de productos como los tan delicados como los medicamentos para cáncer.

El cáncer de médula ósea es el que  se forma en las células madre formadoras de sangre de la médula ósea (tejido blando esponjoso en el centro de la mayoría de los huesos). Las leucemias y el mieloma múltiple son cánceres de médula ósea.

 En un documento de prensa,  Montero lamentó  el impacto negativo que han recibido estos pacientes con el aplazamiento de su tratamiento por más de 4 meses de espera, sin respuesta y sin disponibilidad en el seguro para poder continuar su tratamiento, sin el cual resulta considera resultaría en  sentencia de muerte.

 “El gobierno tiene que buscar un mecanismo de compra por emergencia, por la gravedad y urgencia que implica mantener la secuencia en la medicación de estos pacientes” afirmó la activista de los derechos de los pacientes con mieloma múltiple.

 El Mieloma Múltiple, es un tipo de cáncer hematológico muy agresivo, cuyo tratamiento no puede ser interrumpido debido a que ello representa el deterioro del estado de salud tanto físico como mental y la muerte inevitable del mismo.

 “Resulta penoso y lamentables las consecuencias que conllevan las demoras o el no acceso a la medicación para estos pacientes crónicos, cuyas vidas dependen de esos medicamentos”, afirmó Montero.  

 Demandó de Promese/Call una mejor atención, por ser responsable de adquirir los medicamentos de alto costo, para garantizar la salud de los pacientes, cuya calidad de vida debe ser la prioridad y vale más que todo el dinero del mundo y más cuando se trata  de este tipo de enfermedad crónica que nadie quisiera padecer.