Inicio Día a Día Los microorganismos que habitan en nuestros pulmones

Los microorganismos que habitan en nuestros pulmones

18
0

Purificación León/EFE-REPORTAJES

La composición de la microbiota “presenta particularidades y características propias en cada individuo y puede variar en función de la base genética, la dieta y la interacción con el medio ambiente”, señalan los especialistas de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC).

“Existe relación entre la microbiota y ciertas características del asma como la gravedad de la enfermedad, la resistencia al tratamiento o la hiperreactividad bronquial. De hecho, algunas de las bacterias podrían potenciar la respuesta alérgica de la vía aérea”, explica el neumólogo Juan Luis García Rivero.

La microbiota de los pacientes con asma leve se parece más a la de aquellos que tienen asma grave que a la de los sujetos sanos.

Nuestro cuerpo sirve de hogar a millones de microorganismos. Algunos de estos “inquilinos” desarrollan tareas muy beneficiosas para la “propiedad”; otros simplemente se dedican a alimentarse sin dejarse notar; pero también están los que causan desperfectos y dan problemas.

En este sentido, los especialistas de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC) explican que se conoce como microbiota al conjunto de microorganismos (bacterias, hongos, aqueas, virus y parásitos) que reside en nuestro cuerpo. Estos microorganismos pueden ser “mutualistas, comensales y patógenos”, aclaran.

UNA MICROBIOTA MUY PERSONAL

“Desde el nacimiento, existe una relación simbiótica entre la microbiota y nuestras células que evoluciona con el tiempo adaptándose a los cambios. Por su enorme capacidad metabólica, se ha considerado a la microbiota como un ‘órgano’ imprescindible para la vida y con influencia en la salud y en la enfermedad”, indican este grupo de médicos y científicos.

Además añaden que “su composición presenta particularidades y características propias en cada individuo y puede variar en función de la base genética, la dieta y la interacción con el medio ambiente”.

Desde la SEIMC, indican asimismo que en cada una de las localizaciones de nuestro cuerpo, como la piel, las mucosas, el tracto respiratorio, la vagina o el tracto digestivo, podemos encontrar ecosistemas microbianos complejos y adaptados a las particularidades de cada nicho.

FOTO: Un miembro de la Asociación Alemana de Protección de la Naturaleza (NABU) coloca unos pulmones gigantes simbólicosa en las inmediaciones del Parlamento Europeo en Estrasburgo (Francia). EFE/Patrick Seeger