Inicio Día a Día Especialista revela las formas naturales de reducir la presión arterial

Especialista revela las formas naturales de reducir la presión arterial

7
0

 

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), uno de cada tres adultos en todo el mundo tiene presión arterial alta.

Si no se trata, esta condición —también conocida como hipertensión— podría llevar a derrames cerebrales, ataques cardíacos, insuficiencia cardíaca, daño renal y muchos otros problemas de salud.

La buena noticia es que simples cambios en el estilo de vida pueden ayudar significativamente a reducir la presión arterial, dice un experto del sistema de salud global Cleveland Clinic,  a propósito del Día Mundial de la Hipertensión el 17 de mayo.

«La gestión de la presión arterial es a menudo 70% estilo de vida y 30% medicación», dice el cardiólogo preventivo Luke Laffin, codirector del Centro para los Trastornos de la Presión Arterial.

«Aunque algunas personas pueden reducir su presión arterial solo con cambios en el estilo de vida, ambos enfoques son complementarios. Si tomas medicamentos para la presión arterial, pero no realizas cambios en el estilo de vida, tus medicamentos no funcionarán de manera efectiva», dice.

Laffin evalúa cinco modificaciones efectivas en el estilo de vida y su impacto estimado en la reducción de la presión arterial sistólica. La presión arterial sistólica es el número superior en una lectura de la presión arterial y debería medir idealmente 120 mmHg o menos.

  1. Comer menos sal

«Reducir el consumo de sal es probablemente la forma más importante de reducir la presión arterial alta», dice el doctor Laffin. «De hecho, los estudios muestran que una dieta baja en sodio tiene el mismo efecto que uno y medio o dos medicamentos para la presión arterial».

Impacto: Reducir la ingesta de sodio de 3,500 mg (la ingesta diaria promedio estadounidense) a 2,300 mg podría reducir la presión arterial de una persona de 2 a 3 mmHg. Limitar la ingesta de sodio al límite de la AHA de 1,500 mg al día, debería reducirla en 5 o 6 mmHg.

2. Consume más potasio

El potasio puede ayudar a reducir la presión arterial porque ayuda a los riñones a deshacerse del exceso de sodio. «El potasio es lo inverso del sodio», explica el doctor Laffin. «Demasiado sodio aumenta la presión arterial, y muy poco potasio aumenta la presión arterial».

Impacto: Para las personas con hipertensión y riñones sanos, el aumento de la ingesta de potasio a los niveles recomendados debería reducir la presión arterial de 4 a 5 mmHg.

3. Adopta la dieta DASH

La dieta DASH, que significa enfoques dietéticos para detener la hipertensión, se creó específicamente para reducir la presión arterial. El doctor Laffin dice que la investigación sobre esta dieta es tan positiva que ahora se considera una de las medidas no farmacéuticas más importantes para controlar la hipertensión.

Es una dieta realmente equilibrada rica en frutas, verduras y cereales integrales y se puede hacer en combinación con una dieta baja en sodio», dice el Dr. Laffin.

Impacto: Seguir la dieta DASH puede reducir la presión sistólica hasta 11 mmHg en solo unas pocas semanas.

4. Ponte en forma

«Ser sedentario puede aumentar la presión arterial», dice Laffin. Además, el ejercicio, especialmente la actividad aeróbica, es increíblemente eficaz para reducir la presión arterial. Obliga a los vasos sanguíneos a expandirse y contraerse, lo que los mantiene flexibles.

Impacto: Hacer 150 minutos de actividad aeróbica a la semana puede reducir la presión arterial de 5 a 8 mmHg.

5. Alcanza un peso saludable

A medida que aumenta el peso de una persona, también lo hace su presión arterial, y perder incluso unos pocos kilogramos puede tener un impacto significativo en la reducción de la presión arterial sistólica, dice el doctor.

Impacto: Cada pérdida de 1 kg (2,2 libras) debería resultar en una caída de 1 mmHg en la presión arterial.

 

Artículo anteriorMedicina estética en pacientes oncológicos
Artículo siguienteTurismo médico en Seúl
Revista digital educativa, orientada a promover hábitos que contribuyan a mejorar el desarrollo y la calidad de vida de las personas.